ayer

vidrios rotos

tiempo

hojarasca de plantas

grises y secas

la pena

yo me retuerzo en su pecho;

tenue arder del fuego

quise verte;

debes saberlo

no serás en otro lugar

aquello que

no pudiste ser aquí;

imploré

para que la tristeza se detuviera;

lloré tu lejanía y como dicen

en los bares tal vez

finalmente

todo aquello se olvida;

fui hacia un silencio

para llorar

en calma

y no supe por dónde

regresar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s