tristeza

allá en la muerte 

uno anda muy solo

una tapera lejos de la otra 

y los cerros

piedra nomás 

el puma hambriento;

quisiera no pensar sobre 

el cielo negro del dolor 

que llevo

 por la cuesta de la Chilca

el trazo perpetuo

de mis sombras;

allá en la muerte estuve

extraviado sin perdón fui

en largas caminatas

lo más lejos que pude.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s