Renacer

Al fin, la gloria de la senda clara;

Al fin, la tormenta

De pies pesados en laberintos

Agota sus lágrimas

Al fin

El manantial brotando del cerro

El fuego quemando el dolor

El aire en los ojos del silencio;

El miedo fresco bajo los pies

De la tierra

Yace muerto;

Pitonisa de sangre igual

Canta en el oráculo sagrado

De nuestras heridas

Un poema desbocado;

Letras

Como baguales

De crines negras, recios:

Cicatrices en la piel de las rutas.

Pierdo la forma

Por defensa sabia

Vuelvo al sol

Y no existo en este cementerio

Simplemente porque no quiero

Vuelco el caliz de los demonios

Y apoyo mi frente de espinas

Sobre el regazo de la luna

Que me espera

Aún.

Al fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s