El inadaptado – Capítulo 17

Buenos aires, junio de 2018

 

Una mariposa lleva escritos en sus alas

bellos poemas de ojos color miel,

y diamantes de aire puro de montaña;

y si mañana –distraído- me duermo

dormido

quiero

pasar algunas horas de los sueños puros

viendo el cielo desde esas alas,

las alas

de las poesías escritas con la tinta de una flor

tal vez escritas con el beso de un lago calmo.

Y así pienso el tiempo como una caricia

sobre la espalda desnuda de las cicatrices

que allana con una palma afable

los temores.

Y si algún día finalmente me duermo

dormido

quiero escribir las líneas

de estos versos de vida,

que besan

la cara de la mariposa de los poemas

cuando la bruma nace el día

y mata la noche

en los pastizales calmos de los campos

que te vieron crecer.

Y si algún día finalmente me duermo

quiero en las alas de esa mariposa

besar la boca del sigilo de las estrellas

y las mejillas de las luces que atraviesan

esas rutas durante la madrugada;

besaré las poesías de la madera glaciar

de los lagos de la Cordillera

que esa mariposa lleva de viaje,

poesías que existen

entre las nubes de color arrayán en el atardecer,

entre la piel azul del fondo del río,

poesías que existen en el aire

de tu andar lento en natural desnudez,

y mientras esa poesía exista

yo pensaré al tiempo como una caricia

sobre la espalda desnuda de las cicatrices

que allana con una palma afable

los temores

de tus alas y sus poemas

sobre mi pecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s