Búnker

BeautifulBones

Búnker: economía del narcomenudeo

Investigación escrita por Belisario Sangiorgio Trogliero


I.
Armas

El narcotráfico barrial tiene tres reglas básicas: ganar siempre el doble del dinero invertido, tener un arma cerca cuando se realizan las transacciones, y –por último- no morir de una manera estúpida.

El Negro manejó la motocicleta durante media hora. En una peligrosa villa del conurbano bonaerense se reunió con un viejo compañero de la escuela primaria, que llegaba al barrio después de cumplir condena por un asalto importante.

Una ventana entre ladrillos. El delincuente habla. Y adentro, sobre la mesa de la casilla, una pistola nueve milímetros. La compraron por seis mil pesos, en efectivo. En el cargador había ocho municiones.


II.
Marihuana

Dos días después, con la pistola en la cintura, el Negro visitó aquel conventillo cerca del Riachuelo. Saludó a los delincuentes que estaban en la puerta. Entró. Media hora más tarde, salió completamente acelerado por la cocaína peruana que acababa de aspirar.

En el bolso, un kilo de marihuana que le costó nueve mil pesos en efectivo. Cruzó el control de Prefectura Naval a pie.

Esos nueve mil deben transformarse -luego- en dieciocho mil, independientemente del tamaño de las fracciones que son separadas para la venta minorista.

Las dosis más pequeñas de marihuana que se ofrecen en las calles -y sirven para armar dos grandes cigarros- pueden conseguirse a partir de los cien pesos, dentro de los barrios más peligrosos. 


III.
Cocaína

La cocaína compromete la libertad. Por eso, ellos preferían no guardar grandes cantidades en sus domicilios. Decidieron comprar las dosis ya preparadas a una banda de diez travestis peruanas que opera en Constitución. Puntualmente en la intersección de las calles Juan de Garay y Salta.

En esa esquina se disparan dos largas e interminables cadenas de hoteles marginales. Uno junto a otro. El olor del Diablo cruje en un mediodía del verano, mientras los adictos circulan en busca de su muerte.

Los traficantes llegan en dos motocicletas importadas, sin patentes.

Compran cincuenta bolsas armadas, por 150 pesos cada una. Los envoltorios contienen un gramo de cocaína de buena calidad con una pizca de anfetaminas. Luego, las revenden por 300 pesos.


IV. 
Asalto

El narcomenudeo es una actividad económica ilícita que trae aparejada diferentes tipos de violencias explosivas y marginales. Entre estos efectos colaterales del consumo barrial desmesurado se encuentran los asaltos realizados por traficantes que buscan un capital para invertir.

Así que el Negro tenía fichado un hotel de turistas en un bello pasaje del barrio de Palermo. Necesitaba dinero para seguir saliendo del pozo.

Luego de estudiar el lugar durante varias noches, finalmente se mandó con la nueve milímetros cargada, para reventar la recepción durante la oscuridad de la noche de un sábado.

Suponía que varios turistas estarían allí durmiendo y el trabajo resultaría sencillo. Planeaba recolectar unos buenos miles para volver al Riachuelo a buscar otro kilo de marihuana.

Estacionó su motocicleta a varias cuadras de distancia. Caminó hasta la puerta. Una comitiva de turistas colombianos esperaba en el acceso principal que el recepcionista abriera para poder ingresar al hall. Pero el recepcionista no estaba allí. Tal vez se había quedado en una habitación, durmiendo o aspirando cocaína. El reloj marcaba las doce de la noche. 

El Negro observó la situación y redujo rápidamente a los dos hombres de la comitiva. Ordenó a las mujeres que se apartaran lo más lejos posible. Ellas corrieron rumbo a una esquina. Cuando los dos turistas se arrodillaron, les ordenó sacar el dinero y los teléfonos celulares. Se apropió de $6000 pesos y tomó un taxi rumbo al Riachuelo para comprar medio kilo de marihuana por $5000. 

Al día siguiente, vendió los dos celulares por $1.500 pesos en un local de Lomas de Zamora regenteado por peruanos.


V.
NBOMe

Las “pepas” NBOMe 25C y las 25I son pequeños cartones cargados de una sustancia química muy barata pero extremadamente potente –creada originalmente para estudios médicos legales- que fue ingresada en el mercado ilegal para simular los efectos del LSD, la popular droga utilizada por la generación beat en los ‘60.

El Negro conoció a un pibe del barrio que importaba pepas baratas. Costaban 20 pesos cada una. Compró $4.000.

En las fiestas electrónicas algunos pagaban hasta $200 pesos por ese veneno: fuertemente alucinógeno pero nocivo para el cerebro y los órganos vitales, según advierten miles de usuarios en foros digitales especializados.


VI. 
MDMA

El Negro llegó a un inmenso hotel antiguo de Constitución. Pagó 355 pesos por una habitación con baño privado en el primer piso. Subió por la escalera y –al ingresar en el dormitorio tras atravesar un largo pasillo- dejó el bolso sobre su cama.

Luego, sacó una navaja bastante grande y realizó un tajo horizontal en el colchón. Allí guardó medio kilo de marihuana y una bolsa llena de pastillas y drogas sintéticas de todos los tamaños y colores.

Antes de esconder el paquete, ya había separado algunas pastillas amarillas con el logo de la productora norteamericana Warner Brothers.

Esas rolas de éxtasis tenían una buena carga de droga y nada de basuras sintéticas baratas. El las compró por $130 cada una, y en las fiestas electrónicas los clientes pagaban hasta $350, porque eran muy buenas y habían sido conseguidas a través de un proveedor de confianza.

Hugo llamó al celular trucho y le dijo que en veinte minutos llegaría a Constitución. Así que el Negro bajó, con las pastillas en un paquete junto con tres NBOMe, y pidió una gaseosa en la pizzería Ugis que está a una cuadra de la plaza.

Observaba las cucarachas caminar por la pared blanca cuando escuchó la Honda de Hugo.

Intercambiaron dinero por drogas, y conversaron un poco.

El Negro había tomado media pastilla y comenzaba a alucinar mientras hablaban estupideces en la pizzería.


 

*Próxima actualización con nuevos relatos: 20 de marzo de 2018. 

DEFINITIVA final 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s